Vale más una imagen que mil palabras…

Entradas etiquetadas como “Sentimientos Religiosos

Los “sentimientos religiosos” atacando de nuevo a la libertad de expresión

Ya tardaban en surgir, de nuevo, casos donde un derecho tan fundamental como lo es la Libertad de Expresión se fuera a tomar por culo porque al religioso de turno le incomodara una imagen.

image_content_12780958_20170531113837

Montaje-usuario-llevado-juicio-Instagram_EDIIMA20170602_0218_4

Jaén, Daniel Christian S. Ch., será juzgado por un presunto delito contra los sentimientos religiosos por sustituir la cara del Cristo de Jesús Despojado, de la Hermandad de la Amargura, por la suya propia y subir el montaje a la red social Instagram. Los hechos se remontan a abril de 2016, tal y como informa Diario Jaén.

La cofradía le pidió en varias ocasiones que retirara la imagen y al no obtener resultado acabaron por llevar el caso a los tribunales. Según recogió la Fiscalía en su escrito de calificación provisional el fotomontaje resultó ser una "vergonzosa manipulación del rostro de la imagen", lo que que evidenciaba un "manifiesto desprecio y mofa hacia la cofradía con propósito de ofender".

El juzgado de lo Penal número 1 de Jaén ha condenado finalmente al joven al pago de una multa de 480 euros como autor de un delito contra los sentimientos religiosos…

La sentencia, según han informado fuentes judiciales a Europa Press, ha sido dictada oralmente el miércoles una vez que el acusado ha reconocido en el juicio su culpabilidad y ha aceptado el pago de una multa de ocho meses a dos euros diarios, lo que supone un total de 480 euros. Su conformidad ante el tribunal ha llevado a rebajar la petición inicial de pena del Ministerio Fiscal que solicitaba la imposición de una multa de 2.160 euros, sustituible por 180 días de prisión en caso de impago.

Fuente: Público

Ahora al menos el nombre de la hermandad (la Hermandad de la Amargura) corresponde con su estado emocional. Malos tiempos para el humor, en los que “mofarse” haciendo un photoshop, es condenado judicialmente. Hemos vuelto a los tiempos del NO-DO y ni nos hemos dado cuenta.

Anuncios